miércoles, 13 de febrero de 2013

El guardaespaldas (2)

 кртица publicó hace poco una de sus cachondas entradas preguntándose qué cuyonggs hace Olivella con un guardaespaldas.

Esta imagen de la izquierda se publicó en este blog en junio de 2012, cuando Olivella llevaba ya un año en el cargo. Nos reíamos de la transparencia que decía que iba a practicar, pero la imagen -de transparencias- se ha quedado corta.

Anteayer se podía leer más información en esta entrada del blog del PSC sobre el guardaespaldas que le pagamos todos a Olivella y la falta de transparencia (explicaciones), en esto, como en otras muchas cosas.

Nos enteramos por el blog de que desde el principio del mandato Chulivella lleva a un sargento de la policía que responde a las iniciales L.B (ya se ha dicho que no es Luis Bárcenas). El sueldo de este sargento es superior al de un agente normalito. No está obligado a fichar, va por libre y en el último pleno Teresa Cumplido le preguntó al alcalde sobre ese guardaespaldas. Copio y pego lo que explican en su blog porque es para cagarse:

""En el último pleno del ayuntamiento, el grupo municipal del PSC, a través de una de sus componentes, Tere Cumplido, realizó una pregunta al alcalde sobre el guardaespaldas que le acompaña a todas partes. El PSC preguntó si el alcalde se sentía inseguro o temía por su integridad física. Desde el inicio del mandato, un sargento de la policía viene realizando esas funciones de guardia de seguridad y acompaña al alcalde allá donde va, por todo el término municipal y a todos los actos públicos a los que asiste (Carnaval, Reyes Magos, partidos de hockey, presentaciones deportivas, actos culturales,...).

Nos sorprendió este hecho, puesto que no tenemos constancia de que ningún alcalde de la provincia tenga tal servicio, pagado por todos los ciudadanos. Preguntamos al alcalde de Tarragona si tenía un guardaespaldas y se sorprendió. Respondió que nunca ha tenido a nadie que le guarde las espaldas. Y, por ese motivo, nos preguntamos: ¿Por qué el alcalde de Calafell lo tiene entonces? Seguro que el alcalde de una ciudad más grande, como Tarragona, correría, supuestamente, más peligros o más riesgos que el alcalde de Calafell, una población mucho más pequeña que la capital de la provincia.Preguntado en el pleno, el alcalde respondió enajenado que aquello que hace referencia a la seguridad del municipio debe tratarse en una junta de portavoces y no en un pleno. Según el alcalde, los vecinos del municipio no tienen derecho a saber por qué su alcalde gasta el dinero público en su seguridad personal. Y, alegando motivos de seguridad, no respondió a nuestra pregunta.Por otro lado, en el nuevo convenio de la Policía Local se recoge que los sargentos no tendrán la obligación de fichar (como tienen el resto de policías locales), ni de hacer el famoso Q5 (cuadrante de la policía local), ni de hacer siquiera un horario fijo. Lo que está claro es que este sargento, en concreto, realiza funciones de guardaespaldas y ha de adaptar su jornada laboral a los actos y eventos a los que acude el alcalde""



Bien, bien, bien... Jordi Sánchez dispuso una temporada de protección policial, durante los peores momentos del POUM, si no recuerdo mal. Corrían rumores de alguien armado con ganas de meterle un tiro. Es tal como lo cuento.

Y se armó un gran revuelo, con show incluído dentro de la casa gran cuando, quién fuera gerente del ayuntamiento con Sánchez y Olivella, el sheriff Manel Romero, supuestamente utilizó también protección de policías y entre ellos parece ser que aparecía el nombre del mismo sargento que ahora lleva Chulivella. He dicho parece ser porque los expedientes que se abrieron entonces se los ha tragado la tierra. Y esto en noviembre de 2010. Sánchez corrió un tupido velo y Olivella no lo volvió a descorrer. Con una diferencia, que Romero -fuera del ayuntamiento- debía pagrlo de su bolsillo y la protección era fuera del horario de servicio de los agentes. Fue Romero quién trajo aquí hace unos años a este sargento.

Sin embargo, ahora, resulta que es lo más normal que un simple alcalde se agencie por su cuenta un sargento de policía a discreción, pagado por todos, para protegerle y se permita el lujo de no dar explicaciones. Si lo pagase él, poco habría que decir. Pero lo estamos pagando nosotros. Y ni una explicación. Y si se pregunta en un pleno se ha de responder en un pleno. No existe ninguna disposición que cite textualmente que la seguridad personal del alcalde no deba responderse en un pleno municipal. No sólo la falta de transparencia es notoria, también lo es la dureza de la cara de este alcalde.

¿Cuánto nos cuesta? pues miren, el mismo alcalde que criticaba que algún policía se pudiera llevar 3.000 euros de sueldo a casa con las horas extras, hace poco más de un año, ahora dispone de un sargento que, con pluses e historias, se lleva esa cantidad. Hagan números y verán que para poner protección un solo día en el cementerio, Chulivella se negaba, hasta que se le ha venido encima el alud mediático por inútil. Sin embargo, no tiene ningún reparo en que paguemos entre todos un sargento que, por un lado no hace sus funciones como tal dentro del cuerpo (un policía menos) y por otro le hace de guardaespaldas personal. La falta de ética es notoria.

¿Dónde queda la transparencia? pues en la foto de arriba, con las transparencias en blanco y negro. No busquen más, porque no hay nada más.


Este sargento fue uno de los que se denunciaron por irregularidades en el nombramiento y ¿saben, entonces, quién formaba parte del tribunal como presidente? Olivella. Aquí tienen el decreto:

Pero lo mejor, lo más acojonante, es que cuando la regidora Teresa Cumplido le preguntó en el pleno al alcalde por qué llevaba a un sargento de guardaespaldas, no sólo Chuli no quiso responder, no, además no se le ocurrió otra parida más grande, otra ida de olla, que acusarla de revelar el plan de seguridad municipal. ¿Se puede ser más burro? sobretodo cuando luego va el tío y ¡¡se hace fotos públicas como ésta!!


Foto: el hubilado que factura

VIVIR PARA VER