jueves, 7 de febrero de 2013

Los Mossos protestan por los recortes en el Baix Penedès

La noticia la publicaba ayer Diari de Tarragona. Los Mossos de la comisaría de El Vendrell protestan por los recortes que sufren y que van a resultar en, sin duda, menor seguridad ciudadana.

Hoy por hoy, combinan su labor con la policía local en Calafell, no tanto como otras poblaciones que no disponen de policía local, pero los Mossos se tienen que multiplicar porque el Baix Penedès tiene poblaciones muy distantes entre sí. Y hacen funciones de policía de proximidad, patrulla y lo que haga falta.


Los recortes, hay que "agradecerlo" a CIU y al PP, que son los que los han aplicado. Los Mossos llevan toda la razón con las pancartas, en las que mencionan los sueldos de Mas y Rajoy, que son de aúpa, mientras que la seguridad ciudadana, que cada día es más necesaria con la que está cayendo y la purria que corre por aquí, va sufriendo recortes.

Aunque hay algunos que no sufren ningún tipo de recorte, como nuestro queridísimo alcalde que en el pleno de hoy no ha querido dar explicaciones de por qué lleva un guardaespaldas a todas partes. Le llaman la Belén Esteban, porque se rumorea que alguien quiere hacerle una cara nueva. Pero no suelta prenda. Nosotros a pagar y a callar. Un policía menos para Calafell, dedicado a proteger al Xuli. Ya saben, la transparencia tiene unos límites, que son los que le quiera poner el mismo que se llena la boca de transparencia cuando le interesa. En fin, la única transparencia que verán en Olivella ya la publicamos hace tiempo y parece que el tiempo nos da la razón.

Pues eso, que está muy bien que el alcalde pida 4.500 plazas más a Renfe para carnavales, pero ya que está presidiendo el Consell Comarcal y siendo del mismo partido que gobierna, y ya que a él protección no le falta, sería bueno que pidiera a Quim Nin -por ejemplo- que a Mossos no les recorten en esta comarca, que bastante jodidos estamos. Sólo con que echen a los políticos corruptos y mamones, seguro que da para ampliar efectivos y dotarles de medios. Y que no tengan la precariedad de servicio que explica el Diari de Tarragona.