martes, 16 de abril de 2013

Calafell estrenará nuevo paseo marítimo este mismo año

Introducción
 

Hasta hace unos años, la pesca y la agricultura eran las actividades económicas principales En las dos últimas décadas del siglo XX la industria de mayor peso es el turismo, especialmente el turismo residencial, que ha provocado un elevado crecimiento de habitantes muchos de ellos extranjeros y de la economía local, ayudado por la mejora en infraestructuras.

 A parte de la economía local creada por extranjeros que llegan a este municipio y deciden quedarse a vivir, también se basa su economía en la construcción. La construcción es un pilar importante de este municipio, ya que el crecimiento del pueblo ha sido grande y se ha tenido que aumentar el nivel de construcción, llegan a ocupar una gran superficie de terreno que antes era campo. También hay que tener en cuenta que los límites del territorio son muy amplios, por lo que la construcción se extiende a sus barriadas, separadas de la ciudad, como es Segur, etc.

Ante esta perspectiva quedaba un camino: renovarse o morir.



Este es el paseo marítimo en los años 70. Una calle que hace más o menos las funciones de carretera. Poco urbanizado entonces, tiene todo el aspecto de las poblaciones que atraían a los turistas, (alemanes y franceses en mayor número) que venían buscando un lugar tranquilo donde tener buenas playas, buenos precios y buena vida.


Ahora, gracias a los retoques informáticos, es posible ver lo que será el futuro paseo de Calafell, de cinco kilómetros de largo, tras los trabajos que se llevarán a cabo. El ayuntamiento ha descubierto que en una localidad turística, lo importante es el servicio y las diferentes atracciones que el turista pueda encontrar. Así pues la calle desaliñada junto al mar, de la foto superior, tendrá un nuevo aspecto...
Este es el mismo paseo,tras pasar por la computadora. Impresionante ¿eh?. Medianas adornadas con palmeras y flora autóctona, perfectamente cuidada. Tanto aceras como calzada serán completamente renovadas, las aceras con baldosas dignas de ver y el asfalto con zonas de protección para peatones. No habrá nada roto y descuidado, ni un solo grafiti, ni un papel por el suelo.


Pues miren cómo serán las jardineras laterales, que ahora son de placas de hierro oxidado, algunas sueltas, que no tienen ningún atractivo a la vista. Un regalo a la vista y los sentidos. Huelen bien, se ven bien, dan sombra, tienen luz decorativa nocturna.


En la playa se establecerá un nuevo tipo de duchas, que en sí mismas ya son un reclamo para los peques, dignas de turismo familiar, desde luego ¿por qué?

Pues porque de esta orca, sale agua desde el morro y la cola, para ducharse o limpiarse los pies. Detrás tiene una pasarela para salir de la playa y hacerse una segunda limpieza de pies ¿curioso, eh?

En el paseo, cuando pega el sol, lo que apetece a los paseantes es disponer de un lugar donde hacer una paradita a la sombra. Evidentemente, con bancos, y más pequeños jardines, fuentes decorativas artificiales, papeleras, fuentes para reponer líquido... el ordenador hace maravillas.

Se establecerán puntos limpios donde depositar materiales de deshecho para reciclar (plásticos, latas, envases, etc)


Y los mayores, que son los que más utilizan el paseo durante todo el año tendrán también sus gimnasios, aptos para todas las edades, pero dotados con aparatos para ejercicios suaves de pedaleo, estiramiento, flexion muscular, movilidad. Todo un detalle para un colectivo al que se quiere cuidar.

No es todo. Cada cierto espacio, será posible encontrar recreativos para los pequeños y lavabos públicos gratuitos.

Y, por fin, desaparecerá ese único y triste chiringuito que está ubicado en la antigua plaza del milenario, o plaza de pérgola, que hoy es conocida como plaza de los manteros. Como la ley de costas no permite construcciones en la arena, se instalarán nuevos modelos de chiriguito de madera, con servicio interior, de terraza exterior e incluso de sombrillas y parasoles.
Estos chiringuitos harán también funciones de restaurante y se espera que aparezcan en las guías habituales de restauración y viajes.  Sí, lo he escrito bien, guías, que se podrán incluso recoger en algunos de estos locales para saber qué encontrar en playas más o menos cercanas.



En la zona de paseo, habrá parques infantiles de 30 o 40 metros de largo. Estos parques se han pensado como un servicio más, no son obra ni plaza fría, todo lo contrario. Tienen protegido el acceso a la calzada para evitar accidentes y el suelo es blando, para suavizar las caídas de los terremotos pequeñines. No son parques de un tobogan y una cuerda como alguno de los que hay ahora. Son auténticos parques infantiles. Y habrá varios a lo largo del paseo.

Aquí pueden ver unos de esos parques desde otro ángulo. De hecho, si clican con el ratón sobre cualquiera de las imágenes, ésta se ampliará para que la puedan observar con detalle.


Los chiringuitos que se van a instalar se pueden quitar, pero como hay un clima benigno, estarán todo el año, abriendo los fines de semana de invierno y todos los días desde semana santa a septiembre. Se ha decidido no hacer caso de las quejas de las "families de tota la vida" que no quieren que les fastidien su negocio con la instalación de chiringuitos cada 100 o 200 metros. Está confirmado que hay clientes para todo, pues cada uno busca la oferta que más le interesa y, si no se diversifica, se pierden turistas.


Habrá islas de palmeras en las playas. Cada una de ellas guarda una pequeña sorpresa en su interior.

Es el hecho de que la palmera central es como un paraguas con ducha, que deja caer agua tibia para quitarse la sal del mar y la arena.


Habrá paneles informativos para aquellos que quieran saber más sobre la playa, proyectos en marcha, planes de conservación, información relativa al entorno...


Para terminar, en todos los cruces y accesos al paseo, se ubicarán enormes tiestos y jardineras con flora autóctona de más de 100 tipos de plantas ornamentales diferentes. Un lujo para la vista.


Y, el remate final, habrá actuaciones de payasos para que todos se puedan reir un poco de los mismos que se ríen de todo el pueblo durante cuatro años. Como muestra, un botón.


Supongo que, a estas alturas, ya se habrán dado cuenta de que todas estas imágenes son de UNA SOLA PLAYA, UN SOLO PASEO MARITIMO. Es el de Estepona, en la província de Málaga. Una localidad turística que, como bien se explica al inicio de la entrada, "despegó" en las dos últimas décadas del siglo XX. El texto habla de Estepona, lo podrán encontrar en su web. Y sin prisa ni pausa, hay que ver lo que era y lo que es hoy. Me explicaban que un emigrante que volviese después de 30 años no iba a ser capaz de reconocer Estepona, de tanto como ha cambiado.

Considero que hubiese sido injusto traer aquí otros lugares en los que he estado hace pocos días, como Puerto Banús, Marbella, Fuengirola, Bahía del Catalán (GIBRALTAR) porque no se adaptan a una comparativa justa. Quería traer un lugar donde la actividad fuera la pesca y agricultura antes del boom turístico, que tuviese barrios marítimos -como aquí Segur playa- y que hubiese tenido que hacer frente a las demandas del turismo y las necesidades urbanísticas del siglo XX.

Si algunos se quieren regalar la vista con varias localidades, pueden ver fotografías en este album de facebook. He hecho esta entrada porque me hirvió la sangre al comparar la renta per cápita (10,9me contra 17me), el volumen de construcción, el histórico de las poblaciones, y quedar claro que, con la riqueza que podría tener Calafell, esté todo hecho un asco. Me gustaría saber a dónde ha ido a parar la fortuna recaptada durante años con tanto IBI en subida contínua, tanta licencia de obra, tantos permisos de apertura. Lo sé, seguro que ustedes también lo saben. Todos tenemos una ligera idea. Porque no se entiende que estando en el mismo punto de partida, unos hayan ido hacia adelante y aquí, como los cangrejos, hayamos ido hacia atrás. 

Esto no va a remover la conciencia de ningún político municipal, se supone que viajan -a gastos pagados- y estas cosas las han visto. Pero a estas alturas, salvo raras excepciones, están todos más preocupados de mantener el culo caliente los dos años que les quedan y de ver cómo se las apañan después. Pero tener una playa plagadita de servicios, donde se ofrece al turista algo más que arena y agua.

Pero, cómo no, termino con la misma historia de la última entrada. Con concejales de turismo como Olga Ermita, Àngel Verge, Triadó, Olivella, Jacob Balaguer, Jordi Alcaraz, Lluís Medrano... ¿qué saben estos de turismo?. De lo que saben es de intentar pactos ocultos, de poner la mano a fin de mes, de echar balones fuera, de creer que con un fin de semana de butifarrada, otro de rockabillys, unas habaneras a precio de oro y cuatro mercats que cada día están peor, ellos ya cubren la papeleta. Así nos va.

Ahora, por favor, me gustaría conocer opiniones en forma de comentario.