viernes, 28 de junio de 2013

Si Franco levantara la cabeza, Wert se la bajaba para que no viera esto

Estamos en tiempos en los que el ministro Wert Fétido Adams quiere españolizar a los niños catalanes. El mismo ministro que dice que para acceder a las becas hay que sacar una nota media de 6,5. Estamos en un país en que los camareros tienen que saber idiomas pero el presidente del gobierno, no. Estamos en un lugar del mundo en que los mileuristas -con suerte si los ganan- son la generación mejor preparada de la historia, con idiomas, conocimientos de informática, ofimática, movilidad laboral y disponibilidad horaria, todo por un sueldo de risa. O de pena, según se mire.
Y con tanta españolización y tanto apretar a los que valen, un alma caritativa del PP nos ha enviado un pantallazo al blog, con una sonrisa.

A ver si, a simple vista, se dan cuenta:


¿Qué? ¿lo han visto? pues si no lo han visto, ahora seguro que sí lo ven. Parece el examen de ortografía de un niño de 12 años, suspendido, cateto cum laude, horroris causa, por supuesto...

Y no es el único político que practica de manera tan eficiente el analfabestialismo, pero con esto quiero llamar la atención sobre un hecho constatable: la mayoría de los políticos no saben hacer la O con un canuto. Y si alguno tiene titulación, cosa poco probable y menos aún en el mundillo del mamoneo municipal, ésta se le ha anquilosado hace años porque ya no van a volver a sus antiguos trabajos ¿para qué? si con la política viven de fábula, a gastos pagados y, como en el caso de este político, regidor del ayuntamiento de Cunit, aunque hayan arruinado el ayuntamiento tras ocho años de gestión nefasta junto al PSC que tanto critican pero con el que pactan cuando interesa, con el que dejaron un agujero de 42 millones de euros en las arcas municipales de Cunit, resulta que la recompensa al trabajo mal hecho no es un despido fulminante, una enorme patada en el culo, no, el premio es continuar ejerciendo como regidor (un sueldo) y ser enchufado en el Consell Comarcal del Baix Penedès (otro sueldo).

No he terminado. Se han señalado en rojo las faltas de ortografía y los errores de escritura. Pero hay más:  en castellano los símbolos de admiración se abren y se cierran. Fue no lleva acento. Se dice "no se debe quitar", pero en el peor de los casos, nunca se debe decir "se han de quitar" sino "se ha de quitar", al ser una oración impersonal. Ciudadano es un nombre común, por tanto no se debe poner en mayúscula en mitad de una oración. Lo mismo que municipio. Se dice "tener derecho a" y no "tener derecho en". La coma antes de "hemos realizado" no debe estar (aunque este error es tolerable). No es sopresa, es sorpresa.

Para ser del PP, un español muy español como éste, le ha pegado tal patada al castellano en sólo 16 líneas estrechas que Don Miguel de Cervantes se cortaría la mano si no la hubiese perdido por heridas de guerra (y si no estuviese muerto, claro). No quiero ni pensar qué haría con el catalán. Diez líneas manuscritas y Pompeu Fabra se iba a meter a Drag Queen.

Pero, percátense... dos sueldos y su trabajo muy mal hecho. A pesar de ello, ahí sigue. Y no crean, que le ha tocado a éste porque es el que nos han enviado pero Olivella escribe con numerosas faltas el catalán, José Antonio Jiménez tampoco es un dechado de virtudes con el castellano y el catalán mejor no decir nada, Sandra Suárez apalea el catalán y a ratos el castellano (con más delito porque es regidora de cultura), Quim Vidal, el departamento de comunicaciones... Un desastre. Y Parera, tendrían que ver las notas que escribe en los plenos. Oirle hablar ya es espantoso.

Ninguno de ellos llega al nivel de conocimientos de un mileurista cualquiera, de los miles de parados con licenciaturas diversas, de los niños que cursan bachillerato.

La política es un chollo. Les voy a dejar que disfruten de la verbena, despidiéndome con un chiste que viene al caso con lo que acabo de exponer:

Un tipo visitó a su amigo que era diputado en el Congreso.

- Tengo que pedirte un trabajo para mi hijo. No sabe hacer nada. No estudia. Por eso me gustaría que trabajase un poco. ¿Podrias conseguirle algo?.

- ¡Ningún problema! Que venga. Lo voy a hacer figurar como asesor, pero no va a tener que hacer nada. Ganará 5.200 euros al mes.

- Me parece demasiado dinero para un niño de 14 años...

- Tienes razón. Le puedo conseguir un carguito de ayudante. Sólo debe hacer algunas fotocopias y le pagarían unos 3.000 euros al mes.

- Me sigue pareciendo mucho. ¿No hay otro trabajo?


- Pues tengo algo como adjunto al secretario. Unos 2.000 al mes. No tendría que hacer nada.

- Ya, pero me sigue pareciendo que tiene que trabajar un poco, aunque sea un poco.

- ¿Sabes qué pasa? Trabajos de 500 euros hay muchos, pero para conseguirlos... ¡Hace falta un título universitario! ¡idiomas! ¡años de estudio! ¡demasiada cultura y formación! y ¡¡¡ hay que hacer oposiciones !!!


+++++++++++++++

¡NO, NO! ¡No me voy, vuelvo! Tal como he publicado mi entrada, me aparece en el "fasebú" el amigo Websegur con un pantallazo de Olivella que es para quedarse patidifuso y patitieso. Copio y pego.

"Curiosamente, aparece en internet un artículo del alcalde, dando la  bienvenida a las fiestas del municipio.

Cuando lo leas, intenta averiguar si se puede tratar de un virus que haya entrado en el ordenador de quien lo ha escrito, un ataque cibernético a la empresa editora, que se le haya ido la pinza a uno o a otro, o simplemente, que se trate de los efectos secundarios de la anterior verbena de San Juan, de todas maneras no tiene desperdicio, aparte del uso indiscriminado de mayúsculas, frases que son totalmente ininteligibles, incomprensibles, y absurdas.

La opción más lógica, es que la persona encargada del escrito, en un alarde de lucidez, haya optado por aplicar el traductor de "google" sobre el texto en castellano, y como se puede observar, no se ha esforzado demasiado en comprobar el resultado. Si esto sucede en un documento público, no me quiero imaginar el espectáculo que debe ser en uno interno.

Y por si esto fuera poco, fíjate en en último párrafo en castellano: "Engalanando sus balcones, vestíos de fiesta, y salga a la calle", con lo fácil y coherente que sería decir: "Engalana tu balcón, vístete de fiesta, y sal a la calle", ya sea en singular, o en plural, tampoco hay que ser un académico de la Real Academia Española, y eso, ya no es un error de traducción, ni de dejadez, eso es que no sirven ni para escribir."