jueves, 23 de enero de 2014

A pasarlo bien a FITUR, que pagan los de siempre


En el último pleno, ese engendro que tiene Calafell como alcalde, hizo un discurso, que no venía a cuento (como hacía el Sánchez, igual) con tono victimista, hablando de que ellos recortaban gastos y que la austeridad y que patatín y que patatán

Austeripollas. Así de claro. Hace ya un año se le pidió a Olga Elvira en un pleno que explicase los beneficios para Calafell de su visita a Fitur, acompañada del alcalde y cada uno de sus respectivas parejas y además de Elisenda Pifarré, la responsable de la propaganda barata, perdón, de prensa del ayuntamiento. Viva la austeridad, sí señor. 

A las ferias de Barcelona como el SITC no van, pero a la de Madrid sí. Que allí no los conoce nadie y se lo pueden pasar teta. Calafell no tiene ni siquiera un estand propio, está dentro del grupo de la costa dorada y eso es todo.

Bueno, pues dijo que lo diría, que esperaba datos de Tarragona, que si la Diputación, que si el conveni corner, que si las luces celestiales. Y así estamos, esperando a ver qué cuenta. Porque no hay cifras de los grandes beneficios y la avalancha de turistas que el vividor y la iluminada han traído a Calafell. Yo lo único que sé es que estuvieron allí para la foto, sólo la primera mañana y el resto cachondeíto a cuenta del bolsillo de Calafell. Y acompañados de sus parejas.


Pues cuando mis compañeros estuvieron revisando los gastos, entre una maraña impresentable de papeles (Montse López, cada día "mejor") fue muy difícil encontrar documentación. De la iluminada, debía estar escondida en otra dimensión, ni rastro. De Elisenda Pifarré encontramos "18-1-12 Assistència E.P. FITUR" 208.20 €" así, zas, ni detalle de gastos ni nada, cargo de Viatges Carrefour. Y el alcalde 633.80 €, ¿sólo de alojamiento? ¿qué empresa aceptaría una factura con esta falta de detalle? Así que háganse una idea de lo que nos puede costar realmente la presencia de estos impresentables en desplazamientos, comilonas, alojamiento en un buen hotel... en una feria donde lucirían muy bien los técnicos de turismo que son los que saben del tema y no estos palurdos provincianos.

Van a hacerse la foto con los políticos que haya por allí, a tripear, a pasarlo bien y el hecho de que en Calafell no vengan ni rusos ni nada, eso se la trae bien floja.

Lo malo es que no es la primera vez que no explican el todo, sólo la parte, y callan. Ya lo han hecho antes, pueden leerlo en esta entrada. En julio de 2012, cuando murió Joan Ortoll, mientras en el facebook del alcalde se publicaba un panegírico sobre Ortoll, la realidad es que Olivella se iba con su mujer a la feria de Donosti, acompañado de Olga Elvira que también se llevó al regidor de deportes (su pareja). Ni una palabra en la web municipal. ¿Esto es normal? Este año no ha ido la regidora de deportes, ha ido otra vez el ex-regidor de compañía de la iluminada de comercio. Una extraña manera de ir a trabajar duramente por Calafell, llevarse a la pareja a la feria de turismo, como cada año.

Pues nada, austeridad para nosotros, no para ellos.