lunes, 23 de enero de 2017

Las polémicas dunas artificiales, otra vez destrozadas por el mar en menos de 2 años

Otra vez las dunas sufren un temporal de mar y no lo aguantan. La pasarela de madera, que costó un pastón, tiene tramos levantados, otros sumergidos, llena de escombros, postes tumbados tras el último temporal de mar. Lo que va a haber que reparar no será barato. La pasarela se ha hundido en algunos tramos, en otros se ha roto, en otros se ha levantado. Hay postes torcidos y otros caídos. 





 
No es la primera vez que pasa. Recién construídas, un temporal de mar las dejó así:


La empresa constructora corrió con los gastos de reparación porque no estaba terminada la obra en plena campaña electoral. Mira, suerte para CIU, que gobernaba entonces. Pero escribimos que aquello era un invento que nos iba a salir caro por varios motivos:

- al mar no se le pueden imponer cosas artificiales a pie de orilla, antes o después hará estragos. Eso lo dijimos aquí. "Premio"

- cuando se hace una obra intentando hacer creer que se recupera el medio ambiente de algo que, en esa zona, nunca existió (no había dunas sólo lagunas que aparecían en determinadas épocas del año) la ley de Murphy nunca falla. "Premio"


- los costes de mantener esa obra quedan como "patrimonio" de Calafell para la posteridad. Unos costes sobre los que mintieron porque,  al final, costaron el doble de lo inicialmente presupuestado y exuesto en un pleno municipal. "Premio"

- los vecinos recogieron firmas porque las estaban haciendo demasiado altas y no se veía el mar. El ayuntamiento del entonces alcalde Olivella tuvo que rectificar y meter las máquinas a rebajar la altura. Se hizo sin consultar a nadie.

En fín, vamos a dejar una imagen de Calafell (que costó 60.000 euros, lo cual no significa que los valga para todo el mundo) pero por lo menos, hoy lunes, hará reír a más de uno.