viernes, 13 de octubre de 2017

LA UNICA CAMPAÑA DE CIVISMO QUE FUNCIONA TIENE UN NOMBRE: MULTAS







Mucha, muchíiiiisima faena y muchos adhesivos y carteles necesitarán los agentes cívicos, para concienciar a LOS GUARROS (antes conocidos como incívicos, pero dada la insistencia, todos en facebook ya les llaman GUARROS), que dejan los restos de poda, los muebles, los trastos viejos y las bolsas de basura donde les apetece. Sobre la calzada o en medio de la acera impidiendo el paso, da igual. 

Estas 5 fotos las ha hecho un mismo vecino esta tarde sobre las 18 horas. Vean:

Vecinas charlando mientras hay bolsas de basura en el suelo, que ya lo ven como algo normal (en lugar de estar en un contenedor 25 metros más allá) y que cada día algún guarr@ las tira allí. Una señora al lado de colchones viejos tirados tras los contenedores (así se ven menos) y con una caja vieja mientras su perro orina el colchón. Un sofá viejo sobre la acera. Restos de poda en una zona de aparcamiento. Y así, el resto de fotos, que están hechas en el centro de Segur, ni más ni menos que en Ronda Universidad y Ronda San Miguel.

Lo suyo es pillar a los guarros in fraganti y pegarles a ellos la etiqueta. Así, a lo mejor, junto a una buena multa, aprenden que la calle es de todos y no su basurero particular.

Lo de la campaña es porque el Ayuntamiento de Calafell pone en marcha este semana, y hasta finales de noviembre, una campaña de sensibilización y de civismo en la limpieza, que se centrará en los muebles, trastos viejos y los restos de poda. El abandono de estos residuos en cualquier lugar es uno de los principales problemas de limpieza en el municipio. Es una situación más sangrante aún cuando existe un servicio de recogida gratuita en fechas concertadas.

Un grupo de agentes cívicos recorrerá los diferentes núcleos, barrios y urbanizaciones de Calafell, entre 48 y 72 horas antes de la recogida de estos residuos en cada una de las zonas. La mitad de los agentes cívicos buscará muebles viejos y restos de poda abandonados fuera del día de recogida en la zona y sin llamada para pedir el servicio y pondrán una pegatina con el lema "Tenemos un vecino incívico. Este utensilio / poda molesta a todo el mundo ".

La otra parte del grupo realizará una buzoneo, dejando unos magnéticos que recuerdan el teléfono gratuito al que se puede llamar para concertar la recogida de los restos de poda y los muebles y trastos: es el 900 460 367. Este servicio también puede solicitarse a través de la web www.liniaverdacalafell.com

El calendario de la campaña será el siguiente

Lunes: Segur de Calafell y Las Villas (el servicio se realiza el miércoles)

Martes: Poble, Platja, Calafell Residencial y la Masía de la Font (el servicio se realiza el jueves)

Miércoles: Las Villas, las Brisas, Valldemar, Mas Mel, Bellamar, Bellamel y la Comafarella (el servicio se realiza el viernes)

Jueves: Mas Romeu y Calafell Parc (el servicio se realiza los lunes)

Viernes: Segur Centro y Segur Playa (el servicio se realiza el martes)

Mejoras en la recogida selectiva

Calafell ha conseguido incrementar el volumen de residuos recogidos de forma selectiva, durante el primer semestre de 2017, en relación al mismo período del año anterior, según informaron desde el Ayuntamiento. Estos residuos (papel y cartón, envases, vidrio y fracción orgánica) representan actualmente el 15,13% del total recogido, cuando hace un año eran sólo el 9,18%. En esta comparativa, la recogida de papel y cartón pasó de 230.123 a 350.186 kilos (un aumento del 52,17%). La de envases varió de 147.155 a 193.681 kilos (+ 31,62%). La de vidrio, de 251.828 a 283.414 kilos (+ 31,31%). Y la de la fracción orgánica, de 352.450 a 669.100 kilos (+ 89,84%). En cambio, la fracción rechazo o resto bajó un 3,49%, cayó de 8.698.220 a 8.349.860 kilos.

Estos datos positivos son fruto de un leve aumento de la concienciación de la ciudadanía sobre la recogida selectiva y a las acciones emprendidas por el Ayuntamiento y el resto de administraciones para fomentarla. Entre estas medidas, en Calafell destaca el nuevo plan de islas de contenedores. A pesar de las molestias que han causado a algunos usuarios si las tenían más lejos de su casa, se está viendo que el hecho de que en las islas haya los cinco contenedores resulta un factor clave para el reciclaje. 

Calafell y toda la comarca del Baix Penedès están a la cola de Cataluña en recogida de residuos. Este hecho representa un importante coste económico, ya que la fracción rechazo está penalizada en la tarifa de vertedero, cuanto mayor es el volumen, más alto es el precio por kilo.