miércoles, 5 de diciembre de 2018

Se abrirá un nuevo juzgado en El Vendrell destinado a familia, desahucios y casos civiles y penales

Los juzgados de El Vendrell arrastran unos 15.000 casos pendientes que se fueron amontonando durante los años de crisis.


El Vendrell dispondrá de un nuevo juzgado a partir del 31 de diciembre, el noveno de primera instancia e instrucción. Será un juzgado mixto que tratará casos civiles y penales. El Departamento de Justicia ha invertido cerca de 50.000 euros en la adecuación de un espacio y mobiliario. El partido judicial de El Vendrell da servicio a 25 municipios de las comarcas del Tarragonès, Alt Camp y Baix Penedès, con una población total de más de 138.000 habitantes. Y los trabajadores van desbordados de trabajo.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 9 de El Vendrell es uno de los 14 juzgados que el Departamento tiene previsto poner en funcionamiento entre este año y 2020.

En el nuevo juzgado habrá un magistrado, un letrado y 12 trabajadores. Está previsto que se ponga en plena marcha en enero de 2019. Así lo ha ratificado la Consellera de Justícia, Ester Capella, que ha sido recibida por el juez decano de El Vendrell y el alcalde Martí Carnicer en su visita de hoy. 

Un ejemplo: si un propietario necesita recuperar su vivienda por necesidad o bien porque los arrendatarios no cumplen con el pago, se ve obligado a presentar una demanda de desahucio si los inquilinos no quieren dejar la vivienda de mutuo acuerdo. Los trámites empiezan por contratar a un abogado, procurador y después una larga y desesperante espera de meses hasta que el inquilino recibe la notificación y se produce el llamado "lanzamiento". El colapso de los juzgados de El Vendrell es muy grave, hasta el punto que se eternizan las causas pendientes. El problema más grave, para particulares, es que los inquilinos que incumplen con el pago o que no quieren abandonar la vivienda aunque el propietario la necesite, saben perfectamente que una demanda de desahucio se puede eternizar y el propietario (un particular, no hablamos de bancos) puede estar más de 6 meses -en el mejor de los casos- esperando a que se celebre el juicio verbal y finamente se dicte el lanzamiento.

Para dar más garantías y promover el alquiler, se creó la llamada ley del "desahucio exprés" con la intención de agilizar los desahucios de okupas, inquilinos morosos o aquellos que no quieren dejar la vivienda aunque el propietario la reclame (por necesidad, enfermedad, divorcio, etc) o aquellos que acaban el contrato y no la dejan disponible. Pero, al final, si el propietario necesita recuperar la posesión de su vivienda, aunque se haya creado ese tipo de desahucio, al final todo depende de la agilidad del juzgado. En Calafell hay numerosos casos que recogen alguna de las situaciones mencionadas anteriormente y al depender de los juzgados de El Vendrell, colapsados, los particulares ven cómo alquilar se convierte en un riesgo en caso de que las cosas no vayan bien.

Lo mismo ocurre con temas de familia excepto los casos de violencia de género, que van por juicio rápido. Es de esperar que el nuevo juzgado agilice un poco más los juicios de familia, casos civiles y desahucios y otras causas.