martes, 25 de octubre de 2011

¿Radares en la C31? ¿Para qué?



CLICK SOBRE LAS IMAGENES PARA LEER LAS NOTICIAS


A ver... que se me escapa algo. ¿Radares en los semáforos? ¿Y los pasos de peatones sin semáforo? ¿Y las zonas donde no hay semáforo? ¿y allí donde sucederá como en la entrada a Barna que todos corren entre radar y radar?


¿Qué pasa con las soluciones que decía Olivella estando en la oposición allá por 2008? "es podria estudiar la regulació dels semàfors segons la velocitat dels vehicles (si aquests excedeixen la velocitat permesa en nucli urbà, automàticament es posa vermell). També és provat que funciona la col·locació de panells lluminosos a prop dels passos de vianants que, segons s’apropa el vehicle, s’encenen i adverteixen de la intenció de creuar d’un vianant. En alguns municipis també han posat en pràctica l’elevació dels passos dels vianants amb senyalització lluminosa". Tendrán que poner semáforos en todos los pasos de peatones. ¿Lo harán?


En esta imagen, tienen ustedes, en el recorrido de la C31 en Segur, todos los pasos de peatones sin semáforo marcados en rojo. En amarillo el que se instaló a petición de CIU en 2010. En todos ha habido atropellos.

Miren lo que sucede. Este es el paso de peatones en el que se instaló el semáforo el año pasado...



El vehículo plateado de la derecha tapa completamente la visibilidad al que circula por la izquierda (y viceversa). Es imposible que si uno frena porque van a pasar peatones, la reacción del vehículo paralelo sea instantánea, a 50 kms/h o a la velocidad que sea. Es algo más que estudiado el tiempo de reacción y la distancia de frenadao de una persona en el momento de frenar.

Carretera urbana y travesías: 50 km/h = 13.8 m/s. Es decir, si tardamos un segundo en reaccionar a 50 Km/h recorreremos 13.8 metros. Así que en los pasos de peatones no semaforizados no hay nada que hacer en esta situación. Por otra parte el radar no evita que un vehículo corra, lo que hace es fotografiarlo y recaudar. Y no evita que un vehículo a 40 o 50 se encuentre una situación como la de la fotografía y atropelle a los peatones porque le aparecen de golpe.

El estudio de Trànsit, cuando se termine, a ver si lo publican o se lo guardan, por eso de la transparencia, pero decir que la C31 es una vía segura es mentira. Decir que el punto del último atropello lo es, también es falso. El 30 de Agosto hubo un choque en cadena en el paso de peatones del último atropello, este pasado viernes. Cinco vehículos. Véanlo aquí.

El anterior equipo de gobierno había planteado también la solución de radar y los vecinos dijeron que no les parecía bien. Existe un proyecto para semaforizar toda la vía en esta legislatura si continuaban gobernando. ¿Qué ha pasado con él?


El radar: ese que sale a recaudar, ha recaudado más de mil multas desde que se ha hecho esta nueva "campaña de concienciación". Aunque se avisaba por radio de su ubicación y en los boletines informativos, los cuales escuchan precisamente los que tienen interés en saber donde está para correr por otra parte, los "fittis".

¿Por qué será que las últimas campañas "de concienciación" nos cuestan dinero? (es sólo una reflexión, igual que lo es que siempre que hacen algo por nuestra seguridad, también acaba por costarnos dinero)

Pues tengo un chiste, que no es tal.

Se celebra en España una cumbre europea sobre Tráfico y Velocidad.

El director de la delegación anfitriona recoge en el aeropuerto a un colega extranjero y le lleva en coche hasta el palacio de congresos.

Al poco rato, el extranjero exclama:
«¡Qué extraño!
Llevamos más de diez kilómetros y no he visto ningún radar. En mí país, en este trayecto, habría pasado por más de seis».

«Que no los veas no significa que no los haya», respondió el local.
«En nuestro país estamos muy adelantados en la detección de infracciones de velocidad.
Cada año adquirimos los más sofisticados equipos: Vehículos con radares camuflados, radares indetectables escondidos tras los puentes y los guardaraíles.
¿Ves el panel luminoso de delante? Cuando lo crucemos gira la cabeza y verás tres radares en batería a salvo de las miradas.
Sólo en el último mes hemos detectado más de tres mil infracciones y hemos cursado multas por un valor de 385.000 euros».

El extranjero, asombrado, le respondió.
«En mí país, sin embargo, los radares están a la vista. Muy a la vista. Los colocamos en las medianas o en el borde de los arcenes y los cubrimos con grandes armazones de color amarillo chillón».

«No lo entiendo, -dijo el primero- si colocáis los radares a la vista prevenís a los conductores para que aminoren la velocidad y no podéis multarles. ¿Cómo medís, entonces, la eficacia de vuestro trabajo?».

El extranjero le miró sonriendo y respondió: «Así, mi adelantado colega. Precisamente así».
A recaudar se ha dicho. Porque los radares no se utilizan para nuestra seguridad. Si se preocuparan de nuestra seguridad no les saldría a cuenta. Los radares son para sangrar más nuestra cartera al más mínimo despiste. Y llega un momento en que uno acaba más preocupado del lateral que de la calzada. Porque si el radar de Calafell ha hecho más de mil fotos, y teniendo en cuenta que se ha puesto un margen de tolerancia alto (caza a los que superan de largo el límite establecido) ¿para qué sirve? para nada, porque se sigue corriendo. Perdón, para nada no, para recaudar. No evita que se supere el límite de velocidad ni evita accidente estando camuflado. Claro que hay otros métodos realmente eficaces para evitar que se corra demasiado, pero no dan dinero.

Pero invertir en métodos camuflados, como los del supuesto chiste, aunque cuesten un pastón, sale a cuenta. Y si no, vean esto:



Finalmente, les dejo una pequeña lista de enlaces del blog sobre la historia de esta autopista. No están todos. Pero si buscan en la columna izquierda, bastante abajo, hay dos tipos de etiquetas "accidentes" y "Pasos c31 y Renfe". Da para escribir un libro. Siempre dicen que estamos metiendo caña. ¿Se darán cuenta algún día de la cantidad de información que se APORTA en este blog? Aunque... bueno, si los sucesivos alcaldes lo primero que dicen es que no se lo leen porque les desestabiliza (Olivella) o intoxica (Sánchez), pues anem ben apanyats.